SimpleViewer rquiere de Macromedia Flash. Instalar Macromedia Flash.
 
 
 
Nuestro Blog: La Mística

En Reflexiones Católicas estrenamos nuevo blog dedicado a La Mística y Los Místicos, donde encontrarás artículos, biografías, vídeos...
 
 
Quienes son Los Santos
 
 
Santa Isabel de Portugal. 4 de Julio
 
 
San Antonio María Zaccaria. 5 de Julio
 
 
Santa María Goretti. 6 de Julio
 
 
San Benito Abad. 11 de Julio
 
 
San Enrique. 13 de Julio
 
 
San Camilo de Lelis. 14 de Julio
 
 
San Buenaventura. 15 de Julio
 
 
Nuestra Señora del Carmen. 16 de Julio
 
 
San Lorenzo de Brindis. 21 de Julio
 
 
Santa María Magdalena. 22 de Julio
 
Bienvenidos a nuestra Página Web

Esta página web nace con nuestro mayor cariño para dar a conocer, dentro de nuestras humildes posibilidades, la Palabra de Dios; los usos y  costumbres de la Iglesia Católica; la Compostura ante nuestro Dios dentro del Claustro de la Iglesia; diversas oraciones que los católicos debemos aprender; y otros muchos aspectos relacionados con nuestra Iglesia, algunos bien conocidos y otros menos.

También tendrán cabida, en cada una de las secciones, nuestras reflexiones en voz alta, que esperemos sean de ayuda para aquellos que nos honren con su visita en busca de mejorar su espiritualidad.

Además, si desea solicitarnos una oración para algún amigo o familar, remítanos su nombre utilizando el formulario que encontrará en ESTE ENLACE.

Gracias os damos

Gracias os damos, Dios de misericordia, por haber señalado vuestra clemencia para con nosotros al bendecir esta página, que comenzó su andadura hace ahora tres años, con un 6..000.000 de visitantes, a los cuales les damos gracias por atender lo que propusimos en el comienzo de nuestro caminar, al amparo misericordioso de vuestra Santa Palabra, atendiéndola, aprendiéndola y cumpliéndola bajo vuestra protección.


Cristo: El Gran Desconocido...


Mes de Julio: Mes de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo


Pulse en la Imagen

 
Lecturas del día 04-08-2015

LITURGIA DE LA PALABRA.
Nm 12,1-13: “No es como los otros profetas”
Sal 50: Misericordia, Señor: hemos pecado.
Mt 14,22-36: ¡Animo! Soy yo, no teman

Si nos atenemos al signo meditado ayer -de la multiplicación del pan del que todos comen y sobra- como una de las consecuencias necesarias de la transformación personal y comunitaria que tiene que generar el Evangelio, debemos aceptar también que este signo de Jesús que se une a sus discípulos, de noche, caminando sobre el agua, está en relación directa con la experiencia de vida de la comunidad.

Aceptar el Evangelio, ser conscientes de las transformaciones de mentalidad y cambios de conciencia que implica, es relativamente fácil, es llamativo; pero ponerse en camino de esa transformación y cambios, hacerlos vida realmente, eso sí es bien difícil, y por lo general el discípulo o el creyente actual empiezan a zozobrar. Hé ahí la imagen de Pedro, que con gran facilidad y arrojo da unos cuantos pasos sobre el agua, pero luego comienza hundirse.

Pero también el cristiano actual y nuestras comunidades cristianas están bien reflejadas en este pasaje. ¿Habrá conciencia hoy de la zozobra en que vivimos? Nuestra forma tan pasiva y tan acomodada de vivir la fe y el compromiso cristiano, ¿no necesitan el auxilio de Jesús?.

PRIMERA LECTURA.
Números 12,1-13
Moisés no es como los otros profetas; ¿cómo os habéis atrevido a hablar contra él?

En aquellos días, María y Aarón hablaron contra Moisés, a causa de la mujer cusita que había tomado por esposa. Dijeron: "¿Ha hablado el Señor sólo a Moisés? ¿No nos ha hablado también a nosotros?" El Señor lo oyó. Moisés era el hombre más sufrido del mundo. El Señor habló de repente a Moisés, Aarón y María: "Salid los tres hacia la tienda del encuentro." Y los tres salieron. El Señor bajó en la columna de nube y se colocó a la entrada de la tienda, y llamó a Aarón y María. Ellos se adelantaron, y el Señor les dijo: "Escuchad mis palabras: Cuando hay entre vosotros un profeta del Señor, me doy a conocer a él en visión y le hablo en sueños; no así a mi siervo Moisés, el más fiel de todos mis siervos. A él le hablo cara a cara; en presencia y no adivinando contempla la figura del Señor. ¿Cómo os habéis atrevido a hablar contra mi siervo Moisés?"

La ira del Señor se encendió contra ellos, y el Señor se marchó. Al apartarse la nube de la tienda, María tenía toda la piel descolorida, como nieve. Aarón se volvió y la vio con toda la piel descolorida. Entonces Aarón dijo a Moisés: "Perdón, señor; no me exijas cuentas del pecado que hemos cometido insensatamente. No la dejes a María como un aborto que sale del vientre, con la mitad de la carne comida. Moisés suplicó al Señor: "Por favor, cúrala."

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: 50
R/.Misericordia, Señor: hemos pecado.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad, / por tu inmensa compasión borra mi culpa; / lava del todo mi delito, / limpia mi pecado. R.

Pues yo reconozco mi culpa, / tengo siempre presente mi pecado: / contra ti, contra ti solo pequé, / cometí la maldad que aborreces. / En la sentencia tendrás razón, / en el juicio resultarás inocente. R.

Oh Dios, crea en mí un corazón puro, / renuévame por dentro con espíritu firme; / no me arrojes lejos de tu rostro, / no me quites tu santo espíritu. R.

SEGUNDA LECTURA.

SANTO EVANGELIO.
Mateo 14,22-36
Mándame ir hacia ti andando sobre el agua

Después que la gente se hubo saciado, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla, mientras él despedía a la gente. Y, después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar. Llegada la noche, estaba allí solo. Mientras tanto, la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario. De madrugada se les acercó Jesús, andando sobre el agua. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, pensando que era un fantasma. Jesús les dijo en seguida: "¡Ánimo, soy yo, no tengáis miedo!" Pedro le contestó: "Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti andando sobre el agua." Él le dijo: "Ven." Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua, acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: "Señor, sálvame." En seguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: "¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?" En cuanto subieron a la barca, amainó el viento. Los de la barca se postraron ante él, diciendo: "Realmente eres Hijo de Dios."

Terminada la travesía, llegaron a tierra en Genesaret. Y los hombres de aquel lugar, apenas le reconocieron, pregonaron la noticia por toda aquella comarca y trajeron donde él a todos los enfermos. Le pedían tocar siquiera la orla de su manto, y cuantos la tocaron quedaron curados.

Palabra del Señor.
Enviado por Administracion el Martes, 04 agosto a las 00:00:00 (50 Lecturas)
 
Lecturas del día 03-08-2015

LITURGIA DE LA PALABRA.

Nm 11,4b-15: “Yo solo no puedo cargar con este pueblo”
Sal 80: Aclamad a Dios, nuestra fuerza.
Mt 14,13-21: “Denles ustedes de comer”

Los cinco panes y los dos peces, además de representar la limitación y escasez que sufren los desatendidos, representan también el egoísmo y la avaricia que no están del todo ausentes de los sectores empobrecidos; pero ambos representan igualmente el número siete, símbolo de la totalidad, de la abundancia.

Uno de los signos más deprimentes del empobrecimiento es que casi siempre nos quedamos lamentándonos de la escasez en que se vive; o bien, nos contentamos con elaborar muy buenos “análisis de realidad” para decir lo que todo el mundo ve y sabe: que hay muchísima gente pasando hambre… Casi nunca se nos ocurre tantear la posibilidad de obtener abundancia si nos ponemos al menos a sumar las escaseces de cada uno; si eso hiciéramos, como de hecho lo hizo Jesús, el resultado sería que hay para todos y sobra.

La lección de Jesús, no del milagro por el milagro, es que la comunidad tiene que aprender a subsistir con lo que tiene, sumando esfuerzos; pero todo esto, en un mundo cada vez más acaparador y codicioso, es un desafío, no para que las comunidades acepten su situación en forma resignada, sino para que sean signos de vida y lección para un mundo egoísta. Ser solidarios con los que más lo necesitan es uno de los fundamentos del ser cristiano.

PRIMERA LECTURA.
Números 11,4b-15
Yo solo no puedo cargar con este pueblo

En aquellos días, los israelitas dijeron: "¡Quién pudiera comer carne! Cómo nos acordamos del pescado que comíamos gratis en Egipto, y de los pepinos y melones y puerros y cebollas y ajos. Pero ahora se nos quita el apetito de no ver más que maná." El maná se parecía a semilla de coriandro con color de bedelio; el pueblo se dispersaba a recogerlo, lo molían en el molino o lo machacaban con el almirez, lo cocían en la olla y hacían con ello hogazas que sabían a pan de aceite. Por la noche caía el rocío en el campamento y, encima de él, el maná.

Moisés oyó cómo el pueblo, familia por familia, lloraba, cada uno a la entrada de su tienda, provocando la ira del Señor; y disgustado, dijo al Señor: "¿Por qué tratas mal a tu siervo y no le concedes tu favor, sino que le haces cargar con todo este pueblo? ¿He concebido yo a todo este pueblo o lo he dado a luz, para que me digas: "Coge en brazos a este pueblo, como una nodriza a la criatura, y llévalo a la tierra que prometí a sus padres"? ¿De dónde sacaré pan para repartirlo a todo el pueblo? Vienen a mí llorando: "Danos de comer carne". Yo solo no puedo cargar con todo este pueblo, pues supera mis fuerzas. Si me vas a tratar así, más vale que me hagas morir; concédeme este favor, y no tendré que pasar tales penas."

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: 80
R/.Aclamad a Dios, nuestra fuerza.

Mi pueblo no escuchó mi voz, / Israel no quiso obedecer: / los entregué a su corazón obstinado, / para que anduviesen según sus antojos. R.

¡Ojalá me escuchase mi pueblo / y caminase Israel por mi camino!: / en un momento humillaría a sus enemigos / y volvería mi mano contra sus adversarios. R.

Los que aborrecen al Señor te adularían, / y su suerte quedaría fijada; / te alimentaría con flor de harina, / te saciaría con miel silvestre. R.

SEGUNDA LECTURA.

SANTO EVANGELIO.
Mateo 14,13-21
Alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición y dio los panes a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de la muerte de Juan, el Bautista, se marchó de allí en barca, a un sitio tranquilo y apartado. Al saberlo la gente, lo siguió por tierra desde los pueblos. Al desembarcar, vio Jesús el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos. Como se hizo tarde, se acercaron los discípulos a decirle: "Estamos en despoblado y es muy tarde, despide a la multitud para que vayan a las aldeas y se compren de comer." Jesús les replicó: "No hace falta que vayan, dadles vosotros de comer." Ellos le replicaron: "Si aquí no tenemos más que cinco panes y dos peces." Les dijo: "Traédmelos." Mandó a la gente que se recostara en la hierba y, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y se los dio a los discípulos; los discípulos se los dieron a la gente. Comieron todos hasta quedar satisfechos y recogieron doce cestos llenos de sobras. Comieron unos cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños.

Palabra del Señor.
Enviado por Administracion el Lunes, 03 agosto a las 00:00:00 (109 Lecturas)
 
Recuérdanos
No olvides nuestra dirección...

· Agregar a favoritos
· Ser tu página de inicio
 
 
Síguenos
 
 
Renta 2012
 
 
De Especial Interés
 
 
Otros Artículos
 
 
Santísimo Cristo de La Laguna
 
 
Homenaje al Beato Juan Pablo II
 
 
Homenaje a D. Bosco
 
 
San Josemaría Escrivá de Balaguer
 
 
Colabore
 
 
Enlaces de Interés
 
 
Visitas
Hemos recibido
6780013
visitantes desde Octubre de 2007