SimpleViewer rquiere de Macromedia Flash. Instalar Macromedia Flash.
 
 
 
Nuestro Blog: La Mística

En Reflexiones Católicas estrenamos nuevo blog dedicado a La Mística y Los Místicos, donde encontrarás artículos, biografías, vídeos...
 
 
Quienes son Los Santos
 
 
San Antonio, Abad. 17 de Enero
 
 
San Fabián. 20 de Enero
 
 
San Fructuoso y sus Diáconos Eulogio y Augurio. 20 de Enero
 
 
Santa Inés. 21 de Enero
 
 
San Vicente de Zaragoza. 22 de Enero
 
 
San Ildefonso. 23 de Enero
 
 
San Francisco de Sales. 24 de Enero
 
 
Conversión de San Pablo. 25 de Enero.
 
 
San Timoteo. 26 de Enero
 
 
San Tito. 26 de Enero
 
 
Santa Ángela de Mereci. 27 de Enero
 
 
Santo Tomás de Aquino. 28 de Enero
 
 
San Juan Bosco. 31 de Enero
 
Bienvenidos a nuestra Página Web

Esta página web nace con nuestro mayor cariño para dar a conocer, dentro de nuestras humildes posibilidades, la Palabra de Dios; los usos y  costumbres de la Iglesia Católica; la Compostura ante nuestro Dios dentro del Claustro de la Iglesia; diversas oraciones que los católicos debemos aprender; y otros muchos aspectos relacionados con nuestra Iglesia, algunos bien conocidos y otros menos.

También tendrán cabida, en cada una de las secciones, nuestras reflexiones en voz alta, que esperemos sean de ayuda para aquellos que nos honren con su visita en busca de mejorar su espiritualidad.

Además, si desea solicitarnos una oración para algún amigo o familar, remítanos su nombre utilizando el formulario que encontrará en ESTE ENLACE.

Gracias os damos

Gracias os damos, Dios de misericordia, por haber señalado vuestra clemencia para con nosotros al bendecir esta página, que comenzó su andadura hace ahora tres años, con un 6..000.000 de visitantes, a los cuales les damos gracias por atender lo que propusimos en el comienzo de nuestro caminar, al amparo misericordioso de vuestra Santa Palabra, atendiéndola, aprendiéndola y cumpliéndola bajo vuestra protección.


Cristo: El Gran Desconocido...


Mes de Enero: Jesús niño y adolescente


Pulse en la Imagen

 
Lecturas del día 31-01-2015

LITURGIA DE LA PALABRA.

Hb 11,1-2.8-1: “Esperaba la ciudad cuyo arquitecto sería Dios”
Interleccional, Lc 1: “Bendito sea el Señor, Dios de Israel”
Mc 4,35-41: Hasta el viento y el lago le obedecen

La barca en medio de la tempestad ha sido frecuentemente considerada como una alegoría de la Iglesia. Y esta imagen adquiere todo su sentido en la actual coyuntura de la Iglesia en el mundo.

Lo mismo que los discípulos, la Iglesia ha abandonado a las muchedumbres llevándose a Jesús consigo, y hoy en día se encuentra aislada en sus instituciones seculares y de proa a una profunda tempestad. También los llamados corren el riesgo de aislarse a pesar de su propia disciplina, de su fe, de su consagración; y esto, a su vez, es un gran desorden. ¿La solución? ¿Recurrir a los poderes de Dios? ¿Al poder de su palabra amenazadora? ¿Apelar simplemente a lo sobrenatural? Quizá; pero entonces se corre el riesgo de tener que oír que nos digan: “¿Todavía no tienes fe?”. Porque la fe no debe empujarnos a utilizar la seguridad de las instituciones eclesiales o clericales, sino a contemplar a Jesús muerto y resucitado; a comprometerse en la misma muerte… y volver a la orilla a mezclarse con las muchedumbres.

Por el miedo, la Iglesia se aísla; en virtud de la fe, rehúsa plantear hacia afuera su propio problema. Pero el lugar de la verdad es para la Iglesia el mundo; no otro.

PRIMERA LECTURA.
Hebreos 11,1-2.8-10.
Esperaba la ciudad cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios.

Hermanos: La fe es seguridad de lo que se espera, y prueba de lo que no se ve. Por su fe, son recordados los antiguos. Por fe, obedeció Abrahán a la llamada y salió hacia la tierra que iba a recibir en heredad. Salió sin saber adónde iba. Por fe, vivió como extranjero en la tierra prometida, habitando en tiendas -y lo mismo Isaac y Jacob, herederos de la misma promesa-, mientras esperaba la ciudad de sólidos cimientos cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios. Por fe, también Sara, cuando ya le había pasado la edad, obtuvo fuerza para fundar un linaje, porque juzgó digno de fe al que se lo prometía. Y así, de uno solo y, en este aspecto, ya extinguido, nacieron hijos numerosos como las estrellas del cielo y como la arena incontable de las playas.

Con fe murieron todos éstos, sin haber recibido lo prometido; pero viéndolo y saludándolo de lejos, confesando que eran huéspedes y peregrinos en la tierra. Es claro que los que así hablan están buscando una patria; pues, si añoraban la patria de donde habían salido, estaban a tiempo para volver. Pero ellos ansiaban una patria mejor, la del cielo. Por eso Dios no tiene reparo en llamarse su Dios: porque les tenía preparada una ciudad. Por fe, Abrahán, puesto a prueba, ofreció a Isaac; y era su hijo único lo que ofrecía, el destinatario de la promesa, del cual le había dicho Dios: "Isaac continuará tu descendencia." Pero Abrahán pensó que Dios tiene poder hasta para hacer resucitar muertos. Y así, recobró a Isaac como figura del futuro.

Palabra de Dios.

Interleccional: Lucas 1
R/.Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado a su pueblo.

Nos ha suscitado una fuerza de salvación en la casa de David, su siervo, según lo había predicho desde antiguo por boca de sus santos profetas. R.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian; realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres, recordando su santa alianza. R.

Y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán. Para concedernos que, libres de temor, arrancados de la mano de los enemigos, le sirvamos con santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días. R.

SEGUNDA LECTURA.

SANTO EVANGELIO
Marcos 4,35-41
¿Quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!

Un día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos: "Vamos a la otra orilla." Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán, y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba a popa, dormido sobre un almohadón. Lo despertaron, diciéndole: "Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?" Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago: "¡Silencio, cállate!" El viento cesó y vino una gran calma. Él les dijo: "¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?" Se quedaron espantados y se decían unos a otros: "¿Pero quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!"

Palabra del Señor.

Enviado por Administracion el Sábado, 31 enero a las 00:00:00 (26 Lecturas)
 
Lecturas del día 30-01-2015

LITURGIA DE LA PALABRA.

Hb 10,32-39: “No renuncien a su valentía”
Sal 36: “El Señor es quien salva a los justos”
Mc 4,26-34: ¿Con qué compararemos el reino de Dios?

Jesús es atacado por los judíos: ¡si se presenta como Mesías, que muestre los signos precursores del reino! Jesús les responde que no hay signos extraordinarios. Dios deja crecer la semilla lentamente, pero se debe esperar; no hay continuidad absoluta entre ese laborioso parto del reino de Dios y su manifestación en plenitud. Que quienes colaboren en la instauración del reino no pierdan su confianza en Dios. El ha comenzado, y tras el silencio vendrá el cumplimiento de su obra. Que se le espere con paciencia; sin querer adelantarse a él. Y quienes no quieran creer en el reino sino en el momento de su manifestación, estén muy atentos: ese reino está ya cerca de ellos en Jesús, y hay que saber reconocerlo actuando en la pobreza de los medios y la lentitud del crecimiento.

La parábola del grano de mostaza alimenta la confianza en Dios al subrayar el contraste entre los humildes comienzos del reino y la magnitud de la tarea. Con esta parábola Jesús ha querido, seguramente, responder a la objeción de quienes se oponían a la pequeñez de los medios utilizados por él para la gloria del reino esperado. Es desde la pequeñez donde Dios se manifiesta plenamente. Desde lo que no cuenta para los poderes de este mundo, desde la insignificancia, es cuando Dios acontece con más fuerza. “En la oscuridad de la vida es cuando mayor se puede ver la luz”, diría santa Teresa de Jesús.

PRIMERA LECTURA.
Hebreos 10,32-39.
Soportasteis múltiples combates. No renunciéis, pues, a vuestra valentía.

Hermanos: Recordad aquellos días primeros, cuando, recién iluminados, soportasteis múltiples combates y sufrimientos: ya sea cuando os exponían públicamente a insultos y tormentos, ya cuando os hacíais solidarios de los que así eran tratados. Pues compartisteis el sufrimiento de los encarcelados, aceptasteis con alegría que os confiscaran los bienes, sabiendo que teníais bienes mejores, y permanentes. No renunciéis, pues, a vuestra valentía, que tendrá una gran recompensa. Os falta constancia para cumplir la voluntad de Dios y alcanzar la promesa. Un poquito de tiempo todavía, y el que viene llegará sin retraso; mi justo vivirá de fe, pero, si se arredra, le retiraré mi favor. Pero nosotros no somos gente que se arredra para su perdición, sino hombres de fe para salvar el alma.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial: 36
R/. El Señor es quien salva a los justos.

Confía en el Señor y haz el bien, habita tu tierra y practica la lealtad; sea el Señor tu delicia, y él te dará lo que pide tu corazón. R.

Encomienda tu camino al Señor, confía en él, y él actuará: hará tu justicia como el amanecer, tu derecho como el mediodía. R.

El Señor asegura los pasos del hombre, se complace en sus caminos; si tropieza, no caerá, porque el Señor lo tiene de la mano. R.

El Señor es quien salva a los justos, él es su alcázar en el peligro; el Señor los protege y los libra, los libra de los malvados y los salva porque se acogen a él. R.

SEGUNDA LECTURA.
Marcos 4,26-34.
Echa simiente, duerme, y la semilla va creciendo sin que él sepa cómo.

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: "El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega."

Dijo también: "¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas." Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

Palabra del Señor.

Enviado por Administracion el Viernes, 30 enero a las 00:00:00 (81 Lecturas)
 
Recuérdanos
No olvides nuestra dirección...

· Agregar a favoritos
· Ser tu página de inicio
 
 
Síguenos
 
 
Renta 2012
 
 
De Especial Interés
 
 
Otros Artículos
 
 
Santísimo Cristo de La Laguna
 
 
Homenaje al Beato Juan Pablo II
 
 
Homenaje a D. Bosco
 
 
San Josemaría Escrivá de Balaguer
 
 
Colabore
 
 
Enlaces de Interés
 
 
Visitas
Hemos recibido
6780013
visitantes desde Octubre de 2007